Radio Universidad
Back To Top

Defensoría de la audiencias

La Defensoría de las Audiencias es un espacio de diálogo entre la ciudadanía y el medio de comunicación, con el objetivo de motivar la participación ciudadana frente a la programación ofrecida a través de los medios de comunicación a partir de estimular el ejercicio pleno de los derechos de las audiencias.

  1. La figura de la Defensoría de las Audiencias es un derecho instaurado en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) de 2014, se constituye como pieza clave en la defensa de los derechos de las audiencias, al respecto, sus comentarios y mensajes son el punto de partida de la actividad de la misma y promueven su funcionamiento.
  2. La Defensoría promueve la formación de audiencias críticas, a través de la alfabetización comunicacional. Además de identificar y procesar las demandas y opiniones motivadas por la audiencia respecto a la programación de Radio Universidad.
  3. Son obligaciones establecidas por Ley: recibir, registrar, procesar y dar seguimiento y respuesta a las observaciones, quejas, sugerencias, peticiones o señalamientos de las audiencias con respecto a la programación que recibe (Artículo 259 LFTR).
  4. La existencia de la Defensoría de las Audiencias establece un vínculo con el ejercicio de la transparencia y participación ciudadana en un medio de servicio público, permite fortalecer y respetar los Principios Rectores establecidos en la Ley del SPR y los Códigos de Ética de sus medios.

Los derechos de las audiencias son los siguientes:

 I. Recibir contenidos que reflejen el pluralismo ideológico, político, social y cultural y lingüístico de la Nación

 II. Recibir programación que incluya diferentes géneros que respondan a la expresión de la diversidad y pluralidad de ideas y opiniones que fortalezcan la vida democrática de la sociedad; 

 III. Que los concesionarios se abstengan de transmitir publicidad o propaganda presentada como información periodística o noticiosa. Se entenderá que se transmite publicidad o propaganda como información periodística o noticiosa, cuando un concesionario inserta dentro de su programación informativa un análisis o comentario editorial cuyo tiempo de transmisión ha sido contratado por un anunciante, sin que tal circunstancia se haga del conocimiento de la audiencia. En su Código de ética, los concesionarios señalarán los documentos y prácticas que observarán para prevenir y evitar incurrir en la prohibición a que se refiere esta fracción. 

IV. Que se respeten los horarios de los programas y que se avise con oportunidad los cambios a la misma y se incluyan avisos parentales. 

V. Ejercer el derecho de réplica, en términos de la ley reglamentaria; 

VI. Que se mantenga la misma calidad y niveles de audio y video durante la programación, incluidos los espacios publicitarios; 

VII. En la prestación de los servicios de radiodifusión estará prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas; 

VIII. El respeto de los derechos humanos, el interés superior de la niñez, la igualdad de género y la no discriminación, y

 IX. Los demás que se establezcan en ésta y otras leyes.